¿Vale la pena utilizar los edulcorantes? ¿No sería mejor tomar azúcar que es natural?

Debemos realizar las siguientes reflexiones:

 

  • 1 gramo de azúcar contiene 4 kcal.
  • El azúcar es un hidrato de carbono puro (prácticamente no tiene nada más), por lo tanto, no aporta ni vitaminas, ni minerales, ni ninguna otra sustancia valiosa. Además, es de muy fácil absorción (muy rápidamente la molécula de la sacarosa se rompe en glucosa y fructosa que se absorben).
  • Los hidratos de carbono son necesarios incluso en dietas estrictas, pero es recomendable que éstos se ingieran a la vez con otros nutrientes valiosos, como vitaminas, minerales, fibra,…, como es el caso de las frutas, cereales, … .

 

Con el azúcar moreno sucede prácticamente lo mismo que con el azúcar blanco: cada gramo aporta 4 kcal, y muy poco de minerales y vitaminas, que hace que prácticamente no tengan ningún valor añadido. La miel y el sirope de agave en este sentido es igual o peor; aunque cada gramo contiene 3 kcal, debido a que tiene más agua, luego para endulzar se consume más cantidad. Por ejemplo, 1 cucharada de azúcar tiene aprox. 46 kcal, mientras que de miel 64 kcal. Por la composición es como si fuera azúcar ya digerido (mezcla de fructosa y glucosa), así que se absorbe aún más rápidamente; mientras que de otros nutrientes solamente contiene trazas.

 

La fructosa– aunque tiene las mismas calorías que azúcar (1g-4kcal), es un poco más dulce que el azúcar, así que utilizando la fructosa se reduce un poquito el consumo calórico, pero mantiene el mismo problema de no contener vitaminas ni minerales; sigue siendo un producto de absorción muy rápida, y además, puede ser más perjudicial en algunas patologías, como por ejemplo, hipertrigliceridemias o elevado ácido úrico.

 

EDULCORANTES ARTIFICIALES (o los “acalóricos”)

 

Algunos de ellos no son del todo acalóricos, pero debido a que éstos son muchísimo más dulces que el azúcar, se consumen en tan pequeñas cantidades, que no hace falta tener en cuenta su aporte calórico. Este hecho hace que los edulcorantes sean una opción más recomendable para conseguir el sabor dulce en mayoría de los casos: como había explicado antes – no para bajar el aporte total de hidratos de carbono, pero para conseguir la nutrición más equilibrada; para evitar deficiencias de ciertos nutrientes sin renunciar al sabor dulce.

 

Mucha gente a cualquier edulcorante le llaman “sacarina”, - probablemente porque es el más antiguo, - pero en realidad la sacarina es solo uno de muchos edulcorantes, y quizás no la mejor elección (principalmente por su sabor específico). Actualmente en el mercado hay muchos edulcorantes, y entre ellos varían especialmente por sus gustos, ya que en cuanto a los efectos para la salud son todos prácticamente neutros.

 

Es muy importante entender una cosa básica: todos los edulcorantes aprobados tienen la seguridad confirmada con muchos años de estudios, y muy extensas investigaciones en múltiples países, siempre llegando a la misma conclusión: son seguros. Debido a intereses comerciales y falta de control científico sobre lo que se publica; debido a malinterpretaciones de cosas que se pueden encontrar en internet – aunque no tienen ninguna base científica, debido a programas de televisión sensacionalistas – a veces uno podría empezar dudar donde está la verdad. Repito: la ciencia lo tiene muy claro; incluso consumiendo mucha cantidad de cualquiera de los edulcorantes, o de mezcla de ellos, son seguros. Incluso para los niños, incluso para las mujeres embarazadas…

 

Las cantidades de ingesta diaria admisible (segura) de cualquiera de los edulcorantes artificiales aprobados son muy altas: por mucho que uno consuma productos que contengan uno o varios edulcorantes diferentes, la cantidad ingerida seguirá siendo muy por debajo de la ingesta diaria permitida. Así que sucralosa (E-955) y aspartamo (E-951) (los dos más apreciados últimamente por su sabor más parecido al azúcar), pero también acesulfamo K (E-950), sacarina (E-954) yciclamato (E-952) se pueden consumir tranquilamente. Después de tener más dudas sobre su seguridad últimamente está aprobada también la estevia (E-960) que también parece ser segura. El consejo sería probar varios de los edulcorantes y elegir el que más le gusta (y en la forma que más le gusta: por ejemplo, en pastillas para las bebidas calientes, en polvo para los yogures, etc…), también teniendo en cuenta como se utilizará (si quiere cocinar/hornear, no elegir el aspartamo ya que a temperaturas altas pierde su sabor dulce).

 

Lectura recomendada:

 

http://www.info-edulcorants.org/pdf/ISA_Booklet_ES.pdf