La fruta, ¿antes o después de las comidas?

Uno de los mitos existentes es que, si comemos la fruta antes de las comidas, la comida engordará menos. El aporte energético y nutricional de la fruta es el mismo independientemente de la hora en que se ingiere. Si durante una comida se consumen los mismos alimentos, engordaremos o no en función de la suma total de alimentos, no del momento en que se coma la fruta. Lo único cierto en este caso, podría ser el hecho de que si se come fruta antes de comer una “cantidad libre” de comida muy calórica, puede que esto ayude en el sentido que se llegue a comer menos del plato más calórico por que la fruta nos ha llenado antes.

 Otro mito es que la fruta tomada después de las comidas, ésta fermenta en el estómago. Todo lo que comemos se mezcla y se digiere a la vez, sin tener tiempo ni posibilidad de fermentarse. Los alimentos que comemos no se depositan en capas dentro del estómago según el orden en el que los comemos. Así que éste no es un motivo para comer fruta en un momento determinado de la comida.

 Lo que importa de verdad, es comer la cantidad adecuada de fruta durante el día, sin que importe mucho si la comemos antes, después o entre comidas. En resumen, si no tenéis ningún problema específico de salud,  comed la fruta cuando os apetezca másJ