Pastel ligero de frutas y queso batido

Para la base:

170g de galletas (cuanto más ligeras, mejor)

30g de chocolate en polvo - opcional

100g de mantequilla

 

Para cada una de las capas con frutas:

250g de fruta natural o en conserva (en su jugo) - excepto kiwis y piña fresca ya que no dejarían solidificarse la gelatina

 

250g de queso batido 0%

5 láminas de gelatina

Aprox. 10ml de edulcorante

 

Para cada capa blanca:

500g de queso batido 0%

5 láminas de gelatina

Zumo de limón y edulcorante al gusto

 

Para la capa de arriba:

Frutas al gusto (excepto kiwis y piña fresca)

Medio sobre de gelatina Royal light

Preparación:

 

  1. Disolver el medio sobre de gelatina Royal light en 400ml de agua caliente. Enfriar.
  2. Triturar las galletas (en la Thermomix serían unos segundos a velocidad 8), añadir la mantequilla muy blanda y el chocolate y volver a triturar (10s/vel5). Verter sobre la base de un molde desmoldable hermético (lo ideal sería una duo con bordes de silicona, ya que las metálicas a veces dejan un poco de regusto en las capas de gelatina). Guardar en la nevera.
  3. El orden de las diferentes capas es libre y hay que ir preparándolas de una en una. Verter la primera sobre la base, esperar hasta que se solidifique, entonces verter otra, etc.
  4. Para cada capa con frutas: poner en remojo unos minutos en agua fría las láminas de la gelatina, después escurrirlas y disolver en microondas (unos pocos segundos). Triturar las frutas (unos segundos velocidad 5), añadir la gelatina disuelta, el queso y el edulcorante y mezclar todo junto.
  5. Para la capa blanca, disolver la gelatina remojada y mezclar el resto de los ingredientes.
  6. Para la capa de arriba colocar las frutas a su gusto encima de la capa de la gelatina antes de que esté del todo solidificada (así se enganchan mejor), cubrir con un poquito de líquido de la gelatina Royal light disuelta y dejar en la nevera hasta que se solidifique. Después acabar de verter el resto. Esperar que se solidifique. Mejor comer el día siguiente.